Crónicas Bomberiles: Capítulo 9 «Dios con el padre, yo con el hijo»


Fue un sábado por la tarde. Uno de esos sábados hermosos de buen clima y capacitación
bomberil. Estábamos guardando todo después de una práctica y suena la chicharra interna del
Cuartel. Salida. Nos miramos con Solís y vimos que apenas teníamos un puñado de aspirantes
para hacerle frente. Salimos. Accidente en la Pío Protto. Un vuelco. Nos van pasando
información desde el Central a medida que cruzamos el pueblo a fuerza de sirenas y balizas,
rompiendo sin querer la mansedumbre merecida de los que se disponen a disfrutar el fin de
semana.


Estacionamos y lo primero que recuerdo es un porta equipaje arrancado y tirado junto al guard
rail. Nos acercamos al borde de la pendiente con Eduardo y ni aún con nuestras potentes
linternas logramos ver el vehículo. Pero escuchamos los gritos. Gritos desgarrados. Venían
desde abajo, desde la oscuridad. Me pide que baje y haga un rastreo. Tomo una tabla, un
collar cervical y desciendo a los tropezones con los lamentos como guía. Me detengo junto a
un muchacho joven. Me presento, lo calmo, le cuento lo que pasa y lo que veo. Mientras tanto
lo exploro y sin que se dé cuenta le aplico el protocolo de inmovilización. Me cuenta que
estaban felices de llegar a San Martín de los Andes, pero que su viejo, el que manejaba, venía
muy rápido y que no conocía esta curva.

Siento que se queda tranquilo mientras lo abrazo y veo a mis compañeros y compañeras,
aspirantes mayormente, seguir bajando y detenerse en donde encontraban a un miembro de
la familia. En un momento logro divisar, allá abajo, los restos de lo que era la camioneta que
transportaba a esta gente a pasar un buen momento en nuestra tierra.

Miro para arriba continuamente esperando los refuerzos y al personal de salud que me ayude
a sacar al muchacho de este lugar. “No te vayas” me decía… y yo le prometí que cuando suba
yo iba a subir con él. “Eres bueno man” me dijo un par de veces con un dulce acento chileno.
Finalmente, encordamos la tabla y comenzamos la maniobra para subir la cuesta.

“Vienes conmigo?” Por supuesto. Te lo prometí. Y lo tomé de la mano.

Llegamos al asfalto, desatamos los nudos y subimos la tabla a la ambulancia.
Me trepo al móvil y le paso el parte a la enfermera. Cuando finalmente debo partir le explico
que ahora va camino al hospital y que nuevamente me necesitan abajo, que todo va a estar
bien.

Me aprieta la mano.

“Oye, Martín, fíjate en mi viejo, por favor. Cuando logré salir del vehículo y subía la cuesta no lo
vi nada bien”.

Le dije que me ocuparía personalmente del tema. Nos dimos un abrazo breve mientras la
enfermera preparaba su equipo.

Cerré la puerta de la ambulancia. Yo ya sabía que su padre no estaba entre nosotros. Mientras
estaba con el muchacho recibí por señas la noticia.

Me quedé ahí parado en el asfalto, deslumbrado por las luces de los vehículos de emergencia.
Me compuse y bajé a ayudar a subir a quién fue su padre. Se lo había prometido.
Lloré en silencio todo el viaje de regreso al Cuartel.

Por Ing. Martín Comesaña

Las Crónicas Bomberiles son un homenaje a cada mujer y a cada hombre del voluntariado bomberil argentino.
Son historias reales vividas durante mi paso por el cuartel de bomberos de San Martín de los Andes. Algunas son tristes, otras son tensas, las menos son alegres. Un poco como el servicio bomberil.
Por razones obvias, en algunos relatos, evito dar precisiones de lugares y fechas. Que el dolor sirva para la historia y no al revés.
Quiero agradecer a mis camaradas por permitirme nombrarlos. Son la cara visible de un universo silencioso y aguerrido que está dispuesto a dejarlo todo para dar una mano al que lo necesita.
Por último, quiero agradecer a Realidad Sanmartinense por sumarse a este homenaje.


Ing. Martín Comesaña

4 Comments on Crónicas Bomberiles: Capítulo 9 «Dios con el padre, yo con el hijo»

  1. María del Carmen rios // 13 de noviembre de 2022 en 10:28 // Responder

    Increíble los Bomberos de todos! GRACIAS ..GRACIAS..!♥️♥️💪💪👏👏 Muy emocionante sus relatos..Tengo flia en ese paraíso y AMO ESA QUERIDA CIUDAD..!! BELLA POR DONDE SE LA MIRE!!.♥️💪👏🙏 ..GRACIAS SEÑORES BOMBEROS DE SAN MARTIN DE LOS ANDES Y TODOS😍🥰💪👏✌️✌️👋👋..!! GRACIAS TOTALES👏👏👏

  2. Se extrañaban las cronicas. Las espero cada finde. Dicen mucho y bien…

  3. Se extrañaban las cronicas. Las espero cada finde. Dicen mucho y bien…

  4. Fue famoso ese accidente. Y tal como lo contás, se nos muestra como lo que fue realmente: una desgracia, apenas mitigada por el tremendo laburo y compromiso de ustedes.

Deja un comentario