“Il Nonno Alpino” estará presente en la 80° edición de la Exposición Rural

Desde este miércoles 25 y hasta el domingo 29, en la 80º edición de la Exposición Rural, el paseo gastronómico se extiende de punta a punta para deleitarnos con sabores y recetas de diferentes partes de la Argentina. Como en años anteriores, “Il Nonno Alpino” vuelve a acompañar este gran evento con su stand de embutidos.

Una de las grandes presencias en esta exposición es Aldo Rover, al frente de “Il Nonno Alpino”, que desde 1974 se dedica a producir chacinados con receta original, a la vieja usanza. De su fábrica salen salames, bondiolas, jamones, morcillas, chorizos frescos y para asado. Todos producidos de forma natural, con certificación de apto para celíacos y exigencias muy altas de calidad. 

Desde el 2000, además, recorre el país con sus stands de venta, donde ofrecen todos sus productos, especialmente los chorizos de puro cerdo asados a leña. A partir  del 2003, recorren distintas ferias y fiestas tradicionales de todo el país como la de Jesús María, en Córdoba, la de la Esquila en Río Mayo, Chubut o Agro Activa de Armstrong, Santa Fe. También están presentes en la Fiesta del Puestero.

Como lo hace desde el 2005, Aldo Rover llegó con uno de sus cinco carros de venta de salames y chorizos a la Expo Rural del Neuquén. Ya es tradición para los visitantes comer un choripán de lujo y llevarse un embutido premium para disfrutar en su hogar.

“El nonno es mi papá, Alecio Ramón Rover. Con él empezamos a fabricar salames en 1974. Éramos 6 hermanos en una familia de campo muy humilde, en Córdoba. Yo había llegado a tercer año del secundario y quería seguir estudiando, pero ya no me becaban, así que necesitaba plata. Teníamos cuatro cerdos, que engordamos con maíz seco que no pudimos vender como choclo, y con dos de ellos preparamos 200 kg de salame. Le propuse a mi papá venderlos, y con el dinero sobrante de la ganancia que quedaba para la familia, me financiaría los estudios. Vendimos todo enseguida y de la nada tuvimos plata para el día a día. No te imaginás la emoción que fue eso”, cuenta Aldo, al frente de este stand que inunda de aromas deliciosos el paseo gastronómico.

Además de producir exquisitos chorizos de cerdo, salames y salamines tradicionales, bondiolas y jamones, llevan a cada punto del país la calidez y simpatía propia del cordobés, con la que explican la dedicación y el amor con los que están hechos todos sus productos. Con certificación del SENASA y todos aptos para celíacos, los chacinados de “Il Nonno Alpino” llegan nuevamente a la Rural del Neuquén.

Deja un comentario