Violencia de género: «Tengo miedo por mi vida y la de mis hijos, por 5 minutos no me terminó matando»

San Martín de los Andes – Así se expresó una joven de nuestra ciudad, que en estos momentos vive con miedo, no solo por su vida, sino también por la de sus hijos y su madre. En Argentina nos acostumbramos en estos últimos años a repetir una cifra más que trágica que, tras ser escuchada de manera constante, no pierde su efecto desolador: una mujer muere cada 18 horas.

«Vengo viviendo situaciones de violencia por parte de mi ex pareja y hace unos días sucedió algo que colmó el vaso. Esto se fue de las manos, tengo miedo hace mucho tiempo, preciso dar a conocer lo que me pasa, porque ya estoy cansada», relata Viviana Conti, una joven madre de nuestra localidad, mamá de tres hijos y que sufre violencia de género de parte de su ex pareja, Juan Luis Aráoz.

«Todo comenzó por un tema de intereses económicos. Yo mientras estaba en pareja, compré una propiedad, hace casi 11 años, si bien era chiquita fuimos a vivir a esa casa, donde mi ex pareja hizo arreglos, mejoras, cosas que yo reconozco. Pero cuando yo me entero de las múltiples infidelidades, y que tiene otra hija extramatrimonial, decidí que más no podía aguantar. A partir de ahí comenzó a echarme de la casa, me empezó a golpear, a querer sacarme de la vivienda, me agredió y no tuve más alternativa que irme de la casa con mis tres hijos», explica Viviana la situación que le tocó vivir.

«Después de algún tiempo le hago un pedido judicial por la vivienda, mientras se llevaba adelante el juicio por la casa, golpea a mi mamá con un golpe de puño, y antes de eso, yo ya había sufrido violencia física, hostigamientos, insultos, amenazas, se presentó en mi trabajo a hacerme problemas, se le puso una medida cautelar la cual violó, todo esto yo denuncié pero nunca llegó a nada. Después de que golpeó a mi mamá, se hizo una denuncia penal, en diciembre del año pasado, ella ganó el juicio por los golpes y las heridas recibidas. En ese momento le dan la primer condena, que al no estar firme no se hizo efectiva. Le dieron 7 meses de prisión en suspenso, y no podía cometer nuevos delitos por un lapso de 2 años. Se le dictó varias medidas cautelares, y todas la violó», cuenta Viviana, que a pesar de todo esto ella siguió adelante por sus hijos y su madre a pesar de pasar peligro cada día de este tormento que le tocó vivir.

Es importante conocer la historia de Viviana, no solamente para repudiar al violento, sino también para hacer visible una situación que viven muchísimas mujeres, no solo en nuestra ciudad, sino también en nuestra provincia, como así también en el resto del país, y que muchas veces terminan siendo nuevos casos de femicidios.

Continúa explicando Viviana, que «una vez que gano el juicio por la casa, le hacen el desalojo y me dan rondines policiales por 30 días. De un día para otro se presentó en Junín de los Andes, en el juzgado con una abogada para prometer que no ejercería más violencia contra mí, y que respetaría las medidas cautelares. Eso hizo que se suspendan los rondines policiales, pero nadie me avisó, yo ví que durante dos días la policía no pasaba. En ese momento después de llamar a la policía me entero de esto último. Yo pensé que me tomaban el pelo, si sabían que es una persona violenta y agresiva. No pasaron 2 semanas que el pasado 1° de septiembre frente a la Escuela 188 me atacó en mi automóvil, mientras yo hablaba por teléfono. Me tiró de los pelos, y yo aterrada estaba agarrada del volante, lo hizo delante de unas nenas que le gritaban que me suelte. Me sacó del vehículo de los pelos, y con una adoquín o una piedra me partió la cabeza. Mientras él se escapa, yo me quedé aturdida hasta que vino gente y me auxilió. Tuve que ir al hospital donde constataron las heridas, y hasta hay un vídeo donde se ve como se acerca al auto y si bien no se percibe el momento del ataque, se puede observar como se escapa. Hice otra denuncia, por lo que hizo y nuevamente violó la medida cautelar, porque no podía acercarse a mí a menos de 50 metros», cuenta esta joven visiblemente afectada por todo lo que vivió en los últimos meses.

«Después de ese episodio es detenido, y a la espera del juicio por los golpes y heridas, avisa que se va a ir a Neuquén a vivir por trabajo, por lo que sale y se va. Pero se fue por poco tiempo porque después de un mes vuelve a San Martín, y por un amigo en común que tenemos, me manda un mensaje por whatsapp que dice que de la próxima no zafo. Yo fui a la Fiscalía llevé este y otros mensajes, y se volvió a citar una audiencia en donde se solicitó una prisión preventiva hasta el juicio, porque yo tengo miedo de que me haga algo. En la audiencia del pasado 5 de octubre, lo único que se estableció fue una prisión domiciliaria por 10 días. No sé por qué motivo no llegó la diligencia a la Comisaría 43°, por lo que no le hacen la vigilancia policial, y el pasado lunes, violando la prisión domiciliaria, se vino hasta mi vivienda. Allí ingresó rompiendo la puerta, yo no estaba en ese momento, solo se encontraba mi hijo de 10 años. Él tomó un machete que yo tenía arriba de la barra de mi casa, que yo usé esos días para limpiar el patio cortando ramas, y le preguntó a mi hijo por mí, que pobrecito petrificado lo vio cómo subía las escaleras a mi habitación arrastrando el machete. Mi hijo salió corriendo descalzo a la calle y yo justo lo veo porque venía por la esquina. Tomé a mi hijo y ví que la puerta estaba abierta y rota, y me imaginé que era él. Dejé a mi hijo con mi mamá, e hice la denuncia a la policía. Llegaron a mi vivienda con el móvil y estaba la puerta de mi casa rota, una silla tirada y en el colchón de mi habitación, estaba apuñalado cinco veces» cuenta Viviana que al oírla da escalofríos. Además explicó que el machete utilizado fue encontrado en la vivienda, y fue secuestrado por la policía.

Cuenta Viviana, que el agresor ya sabía que no podía hacer nada de toda la violencia que ejerce. El agresor se presenta en la Fiscalía y promete no volver a cometer todos estos actos, pero analizando la situación cada día que pasa y este hombre está suelto, la vida de Viviana y los suyos corre más peligro.

Este pasado jueves se realizaron dos audiencias. Una audiencia donde la defensa del agresor, el abogado Pombo, solicitó que la preventiva sea domiciliaria, que duraba hasta este próximo sábado. Y en la segunda audiencia se logró extender la preventiva, donde la Fiscal Inés Geréz, solicitó una preventiva de 60 días para investigar todos los hechos relatados anteriormente. Sin embargo el juez dictó una preventiva que debe cumplir en la Comisaría 43° de 17 días en total. Es decir, cumplir los 2 días que le correspondían, desde ayer hasta el sábado, y 15 días más.

«No pretendo escrache a las autoridades judiciales, ni tampoco me gusta exponerme así, pero sinceramente solo quiero que la gente sepa quién es Juan Luis Aráoz, y que después de lo que pasó este lunes, yo no voy a tener una oportunidad más. Por cinco minutos no me terminó matando. Mi hijo de 10 años tuvo que pasar una situación terrible, me golpeó a mí, a mi mamá, y se paró con un machete delante de mi hijo, no quiero que pase más nada», cerró comentando Viviana Conti.

NO QUIERO SER UNA MENOS
Se convoca en el ISFD N° 3, para hoy viernes a las 9 horas, una reunión donde Viviana Conti informará a los distintos medios que se hagan presentes, la situación que le tocó y le toca afrontar a raíz de su ex pareja. Estará acompañada por estudiantes, docentes y agrupaciones de mujeres que sostienen la lucha en contra de las violencias machista y patriarcales, que el Estado y la justicia legitiman y reproducen, dejando a las mujeres desprotegidas. Recordemos que en Argentina 1 mujer es asesinada cada 18 hs.