Día 29: Como podía, pude.

Treinta días sin conexión instantánea. Treinta escritos, uno por día, que narrarán la vida de Clara Oyuela fuera de las redes sociales. Un mes sin whatsapp, sin Instagram y sin Facebook

“Nunca hubo una muerte más anunciada”
Crónica de una muerte anunciada

 Los que me conocen saben que era capaz de hacerlo. Nunca hubo una muerte más anunciada. Lo raro es que no me sentía ansiosa, pero quise adelantarme a lo que podía sentir. Quise jugar con esa libertad idiota; la misma libertad de la que dispongo desde el momento en que me dieron herramientas para poder elegir. La libertad es elegir. Aunque a veces me encuentro pensando, justamente por tener el privilegio de disponerla, que la libertad es lo que no fue. Histeria. Insatisfacción de clase. Vergüenza. Un experimento de clase es este. Puaj. Repugnancia. Tampoco te menosprecies así, Clara. Que esa libertad idiota también es un derecho al que todxs deberíamos aspirar para vivir en este mundo. En fin. Me metí en Instagram a un día de terminar el experimento. Podía esperar. Perfectamente. Nada me urgía. Pero como podía, pude. Simplemente eso. 

error: Contenido protegido ante copia