La segunda es la vencida: el sanmartinense Pablo Saad está nuevamente con su velero en Groenlandia buscando cruzar el Ártico hacia Alaska

Pablo Saad está en Groenlandia con otro sanmartinense, Pablo Torres, buscando convertirse en los primeros argentinos que logren realizar el Pasaje del Noroeste en velero. Están navegando desde Nuuk al norte, para llegar al puerto donde zarparán hacia Canadá, atravesar el mar Glacial Ártico hacia Alaska, y luego comenzar a descender por el Océano Pacífico hasta México.

La historia de Pablo no es una historia más. No sólo porque está realizando una travesía increíble que muy pocos en el mundo han logrado a vela, sino también porque el año pasado estuvo a un paso de morir en el primer intento por cruzar este pasaje. Acompañado por Darío Ramos, otro vecino de la ciudad, quedaron varados entre bloques de hielo luego de que se haya hundido su velero Anahíta.  Ellos pasaron la noche sobre un témpano de hielo escapando de los osos polares hasta que llegó el helicóptero de la guardia costera canadiense a rescatarlos y llevarlos al rompehielos que los devolvería al continente y, por decirlo así, a la vida.

El cruce de Groenlandia a Canadá les llevará unos 4 o 5 días de navegación. Y se preparan para este segundo intento en los próximos días porque la guardia costera ha dicho que alrededor del 16 de agosto la situación de los hielos comenzaría a ser la óptima para intentar el paso. Pablo Saad tomó nuevos recaudos, sumó tecnología a su actual velero, y además de estar acompañado por el guía y rescatista Pablo Torres, cuenta con la orientación en continente de Henry Avanzini y de Jorge Angeleri, otro sanmartinense, quienes le brindan información permanente del ruteo, de la situación de los hielos y de las flotas que están navegando en la zona.

El viaje de Pablo suma mucha emoción por el reencuentro con personas que de una u otra manera lo ayudaron a estar de nuevo allí, intentando esta hazaña de la navegación luego de recorrer mares, océanos y descubrir islas y puertos en los distintos continentes. Uno de esos encuentros importantes fue con Cristian y Clara, los franceses que el año pasado suspendieron la expedición que buscaba al igual que Pablo y Darío ese paso que hundió a Anahíta, y lo invitaron a continuar navegando con ellos de regreso a Europa, luego del rescate, para que siga a flote su espíritu de navegante.

Así, Pablo, en el camino entre mares y puertos fue regalando mates y bombillas, o banderas argentinas con el nombre de su nueva embarcación, Mandrágore, por ejemplo cuando se volvió a encontrar con el capitán del rompehielos que fue a su rescate, con quien compartió una cena, o con la enfermera que los atendió en aquella oportunidad, y con quien pasó una tarde en el museo que destaca a las mujeres navegantes de ese país.

Pablo tiene previsto repetir la ruta del año pasado y, si los tiempos lo permiten, estar a mediados de septiembre en Alaska. “Hoy las condiciones del hielo son favorables para el cruce, de hecho no estaba así de abierto desde el 1981”, nos cuenta Pablo en la última comunicación mantenida días atrás con RSM desde Groenlandia. Es que el hielo se está retirando antes de tiempo y les da más esperanzas de poder concretar el ansiado cruce por el Ártico, cerca del Polo Norte, entre ballenas, osos polares y auroras boreales.

Pablo nos cuenta que “mientras navegamos  uno de los dos siempre queda de guardia, que este año serán un poquito más largas que las del año pasado porque hay menos hielo y hace menos frío”. En las primeras horas del 29 de agosto del año pasado Pablo y Darío fueron rescatados luego de sufrir un grave accidente durante su travesía en velero en la que intentaban unir Nuuk, en Groenlandia, y Nome, en Alasaka, a través del Pasaje del Noroeste. 

Un año después, la misma ruta y el mismo objetivo. Para demostrar que la segunda es la vencida. Y para invitar a los sanmartinenses, a través del diario, a acompañarlos en este viaje por uno de los rincones del planeta más agrestes y deslumbrantes que se puedan transitar.

Publicidad

error: Contenido protegido ante copia