¿Cómo será la situación del campo en Argentina dentro de la próxima década?

La superficie total de Argentina es de 2 791 810 km², de los cuales 34 millones de hectáreas se encuentran plantadas. Los cultivos no son únicamente de soja, trigo, maíz, girasol, arroz y sorgo; sino que además hay vid en la región de Cuyo; árboles frutales y verduras en el norte; yerba mate en el noroeste y frutos rojos, bayas, entre otros, en el sur. Sin embargo, las mayores ganancias provienen del sector ganadero y de las plantaciones de soja y trigo, por lo que los números y porcentajes referidos a continuación serán sobre estos sectores. 

Se pronostica, según los informes de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y los informes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que el período de 2018 hasta 2027 será de crecimiento en el país. La producción de granos aumentará un 19,7%, es decir, 147,9 millones de toneladas. Y esto no ocurre por nada, ya que el campo se está modernizando continuamente. Y podría estar mucho mejor si no nos encontráramos en el marco de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, porque el valor por tonelada de soja era de USD 283 y bajó a USD 209. Aun así, se compensarán las pérdidas con una baja a las retenciones, que actualmente son de más del 40%. 

El aumento de la producción ira, en el caso de la soja, desde 55,7 hasta 66,4 millones de toneladas; en el caso del trigo, desde 17 hasta 18,9 millones de toneladas; y para el maíz desde 38,9 hasta 46,7 millones de toneladas. Actualmente en Argentina se produce comida para alrededor de 400 millones de personas, en 2027 se producirá para unos 10 millones de personas más aproximadamente, esto sería casi un cuarto de la población del país. 

Este crecimiento se dará gracias a la inversión en el sector agropecuario y la renovación de las máquinas (sembradoras, cosechadoras, tractores, etc.), el perfeccionamiento de las técnicas de cultivo y el agrandamiento de los silos para poder albergar más volumen de granos. También influirá el desarrollo de nuevos productos, lo que abrirá el mercado y creará nuevos sectores que generen empleo; un ejemplo sería el etanol, cuya producción aumentará desde los 1200 hasta los 1700 millones de litros. Aunque no todo es crecimiento, en el caso del biodiesel, la producción bajará, lamentablemente, desde los 3800 hasta los 3300 millones de litros. 

Esto se da no solo gracias a la inversión de capital de las empresas grandes, sino que también los pequeños productores están invirtiendo para crecer y aumentar la cosecha. Hay mayor cantidad de oportunidades cuando se renueva en general la maquinaria ya que quedan disponibles algunas usadas. Una gran oportunidad son las sembradoras usadas, que debido a su costo son más difíciles de adquirir nuevas, a diferencia de las cosechadoras y los tractores que son algo más accesibles. 

Por último, con respecto al sector ganadero, se calcula que la producción de carne aumentará de 2,9 a 3,4 millones de toneladas. Asimismo crecerá el consumo de carne de 200 000 toneladas a 2,8 millones de toneladas. Con respecto a los lácteos, se proyecta que la leche en polvo aumentará su producción desde 100 000 hasta 300 000 toneladas. 

Se aproxima, según estas proyecciones, una gran década para el campo argentino que se modernizará y crecerá notablemente. Además, se cree que los demás sectores de producción agropecuaria aumentarán las exportaciones ya que los productos argentinos son cada vez más reconocidos en el mundo, como por ejemplo los vinos de la región de Cuyo que llegaron incluso a ser vendidos en Inglaterra y países de Europa continental. 

Dejá una respuesta

error: Contenido protegido ante copia