Lo primero es la familia

Editorial

Foto: RSM

Lo que es seguro es que no es una buena señal. También que, dejando las capacidades de lado y la capacitación para ocupar cada cargo, es poco ético. Finalmente, ya entrando al 2020, que los concursos y la transparencia no sean la manera habitual de entrar a trabajar al Estado, donde los sueldos son pagados por los vecinos, es llamativo.

Antes de asumir en sus funciones, y tal como lo publicara RSM, el viernes pasado se dio un acuerdo entre el Frente de Todos y Cambiemos para disentir con el nombramiento propuesto por el MPN para ocupar los puestos correspondientes en la secretaría administrativa y legislativa del Concejo Deliberante, y presentar nombres propios para ellos. Tal vez haya sido bueno que no se lograra ese consenso así hay tiempo aún de evaluar los candidatos que cada partido propone y sobre los que hoy están haciendo lobby, ya que dos de ellos son familiares directos de funcionarios.

Es que se estarían proponiendo a las esposas de un concejal del Frente de Todos y de un altísimo funcionario del ejecutivo municipal del Movimiento Popular Neuquino. Pero, ¿el pueblo debe pagar altos sueldos a personas de las mismas familias que usan el poder obtenido en la elección para imponerlos? Volvemos a recalcar que no se pone en tela de juicio las capacidades, que seguramente las tendrán. Simplemente creemos que no corresponde.

Lo mejor y más transparente siempre es el concurso. Pero en caso de que el puesto deba ser político y designado por un funcionario, cae de maduro que no debería ser un familiar directo o indirecto. La democracia de calidad y la transparencia en los gobiernos comienzan con estos pequeños actos. Estamos a tiempo de comenzar de otra manera la gestión de un nuevo gobierno, ejecutivo y legislativo. Y llevar las discusiones a otro nivel, pensando no tanto en los intereses personales sino en el bien de toda la comunidad.

error: Contenido protegido ante copia