El Ejecutivo frenó las habilitaciones y renovaciones de licencias de los Food Truck

Se conoció este miércoles que el Ejecutivo le solicitó a los concejales del Movimiento Popular Neuquino revisar la Ordenanza de habilitación de los Food Trucks (vehículos gastronómicos), a través del Decreto 3620/19. Sucede que el pasado 27 de diciembre, el intendente Saloniti mediante un decreto suspendió el otorgamiento de nuevas licencias a vehículos gastronómicos y las prórrogas a licencias oportunamente otorgadas. Este decreto según lo establece el artículo 2° es de carácter cautelar hasta la regularización de los aspectos de la norma y el dictado de su decreto reglamentario.

Foto: RSM

El motivo por el cual se emitió el decreto y se solicitó a los concejales oficialistas revisar la ordenanza N° 11960/18, es porque la Dirección de Bromatología recibió sendos reclamos de vecinos, Asociaciones y Cámaras empresariales “cuestionando y poniendo en evidencia supuestas incongruencias” en la misma. Entre ellas, el mal estacionamiento de los vehículos, la generación de basura, falta de rotación, instalación de mesas, sillas y parrillas con fogón en el espacio público de la Costanera, la falta de medidas de seguridad y el no cumplimiento de los 100 metros de distancia de establecimientos gastronómicos.

Sin embargo, la ordenanza es clara, entre las prohibiciones que existen el artículo 24 es claro en sus 14 puntos.

ARTÍCULO 24.- Prohibiciones
Los vehículos gastronómicos regulados por la presente Ordenanza tienen prohibido:

1. entorpecer el tránsito de peatones u obstaculizar la visión vehicular;
2. ubicarse a menos de 100 metros de un comercio del rubro gastronómico,
3. la boca de expendio nunca deberá quedar sobre la calzada;
4. exhibir toda publicación que no se limite a exponer gráficamente, la denominación del producto que comercializa, su precio y su propio nombre de fantasía;
5. el uso de altavoces u otros medios de propalación para pregonar su producto;
6. la venta de productos pornográficos en cualquiera de sus manifestaciones, bebidas alcohólicas y productos que contengan tabaco;
7. obstruir la visual;
8. permanecer en el espacio asignado fuera del horario permitido, excepto el estrictamente necesario para instalarse al inicio y finalización de la actividad diaria;
9. ejercer la actividad fuera del lugar habilitado que le fuera asignado y señalizado por la Autoridad de aplicación;
10. la colocación de cualquier tipo de elemento ya sea fijo o móvil de manera anexa: mesas, sillas, etc;
11. ocupar más espacio público que el necesario para su mero estacionamiento;
12. la venta de cualquier otro producto que no esté especificado en su licencia comercial;
13. la venta de alimentos en mal estado de conservación;
14. arrojar desperdicios o efluentes en la vía pública.

Además en la ordenanza también es clara respecto a la cantidad de food trucks que deben estar en un sector y los lugares a ocupar. «Los vehículos gastronómicos deberán rotar de lugar semanalmente de manera ordenada y equitativa. La autoridad de aplicación establecerá la modalidad de rotación mediante la reglamentación correspondiente».

Justamente la autoridad de aplicación es la Dirección de Bromatología, la quien en los últimos días recibieron las quejas por parte de las Cámaras Empresariales, según se informó.

Foto: RSM

Juan, un comerciante que tiene un food truck, explicó a RSM la sorpresa que causó el decreto y la decisión de no renovar las licencias otorgadas. «A nosotros en general lo que nos perjudica es que el decreto salió porque el organismo de control no pudo controlar lo que dicta la ordenanza. Nosotros no nos podemos autoregular, se sabe que cuando uno no regula lo que se estableció es muy difícil volver para atrás. Acá hubiese sido bueno que exista el diálogo, porque nadie vino a hablar con nosotros. El derecho a trabajar es un derecho adquirido y somos actores fundamentales en este caso. Nosotros queremos seguir trabajando, más allá de que tengamos la habilitación por 3 ó 4 años más. Queremos negociar, charlar y hacer las cosas bien, no somos malos, simplemente queremos trabajar y que nos escuchen. Desde el Ejecutivo no hubo un llamado a nadie de la Asociación de Food Trucks. Deberíamos estar pensando en dar un mejor servicio y no en que nos podemos quedar sin trabajo. Todos queremos que los Food Truck sean un atractivo para la ciudad, no un pesar, no queremos que sea un garrón para nadie, pero entendemos que hay presiones. Debemos pensar en lo que viene de acá para adelante, que lo que está establecido funcione, si hay que hacer correcciones a la ordenanza que se hagan, pero que podamos trabajar», finalizó diciendo uno de los comerciantes que tiene como única fuente de trabajo su vehículo gastronómico.

En las próximas horas está previsto que la Asociación de Food Truck emita un comunicado respecto a este tema.

Sergio Winkelman, presidente del Concejo Deliberante, a la salida de la reunión con el intendente, explicó que «fue una Ordenanza que costó acordar, que venía con múltiples observaciones y actualmente genera quejas, por eso es necesario que nos sentemos a revisarla”.

Deja un comentario