Alimentación saludable: buenos hábitos para adquirir como familia y un recetario completo para animarse a cocinar

En diálogo con RSM, la nutricionista local Felicitas Lema compartió el recetario y las recomendaciones familiares que desarrollaron desde Punto Saludable, un programa de prevención desarrollado por la Provincia, del que ella forma parte.

“Como padre, madre o tutor hay que tomar decisiones para el bienestar de los hijos desde que nacen. Y, sobre todo, cuando de alimentación se trata. Los niños no tienen mucha consciencia respecto a qué les hace bien, por lo que se tiene que intervenir, empezando por mostrar con el ejemplo”, explicó Felicitas.

Young mother and her daughter having breakfast together

“Generarles hábitos y costumbres saludables a los niños desde pequeños puede influenciar en las formas que adquirirá para el resto de su vida. Es por esto que hay que tener en cuenta:

-Entre toda la familia desarrollar buenos hábitos alimentarios. Por ejemplo: Si uno le dice al niño no tomes coca cola y después durante el almuerzo “se tienta” y se toma un vaso, no va a ser fácil para él interpretar qué es lo correcto.

-Intentar que solo haya agua en las comidas (por lo menos durante la semana), y beber mucha durante el día. Para volver esto agradable, se pueden saborizar el agua con algún jugo de fruta, o hierba.

-Aprovechar esta época del año y comer muchas frutas y verduras, variar colores y texturas para que resulte más divertido, como pinchos con frutas, ensalada de frutas o helados hechos en base a licuados sin azúcar.

-Generar un momento de encuentro con la comida. Cocinar juntos, comer todos sentados en la mesa, intentar ser creativos con las comidas, hablar sobre gustos. Intentar no ver TV ni utilizar celulares durante la comida ni llevarlos a la mesa, que sea un momento de charla.

-Cocinar comida casera. Evitar lo máximo posible alimentos congelados y procesados, ya que tienen muchos conservantes. Tratar de cocinar en casa y, si van a comprar comida, que sea de rotiserías confiables en su calidad nutricional y sanitaria.

-Que los chicos de a poco aprendan y reconozcan qué alimentos les hacen bien y que puedan elegir. Llevarlos al supermercado, que vean la variedad y oferta de productos existentes y entre todos seleccionar los convenientes.

-En el ámbito escolar, poder mandarle opciones saludables para el recreo o explicarle cuáles pueden ser posibles para comprar en el kiosko.

-Evitar lo máximo posible los alimentos ultraprocesados, como galletitas, golosinas y congelados. Intentar de que sean alimentos caseros, con ingredientes frescos y menor cantidad de conservantes.

-No usar la comida como premio o castigo. Pueden existir alimentos “eventuales” como gaseosas, chocolates, postres pero no con motivos de enseñanza.

– Cuidarse con la sal y el azúcar. Minimizarlos al máximo posible. Intentar acostumbrar a los niños desde chicos en este hábito tratando de ponerle muy poco o reemplazarlo por otros sabores”.

Para tener ideas nuevas que ayuden en el camino de alimentarse saludablemente, Punto Saludable desarrolló un recetario con muchas ideas para implementar. Se puede acceder por medio de este link, es gratuito y se puede consultar todas las veces que se lo desee, o incluso imprimirlo para tenerlo siempre a mano a la hora de cocinar.

Para seguir los consejos y recetas de Felicitas, se puede seguirla en redes como @nutri.holisticfood.

error: Contenido protegido ante copia