KOKON pasó por San Martín de los Andes y dejó su arte en las calles de la ciudad

Processed with VSCO with m5 preset

Estos días varios vecinos pudieron verlo en acción, algunos hasta lo reconocieron. KOKON es un artista plástico bonaerense, reconocido por sus murales e intervenciones, en donde combina naturaleza con mandalas.

El artista venía de visita a San Martín y se corrió la bola: le pidieron que interviniera el exterior del local Abanico y luego el food truck de las arepas Caribear y también la rampa de skate del parador de Meliquina.  

“San Martín es un lugar muy querido y muy especial para mí. Vivo en Buenos Aires, pero intento venir a visitar amigos y a disfrutar del paisaje siempre que puedo. Y tener la oportunidad de dejar mi trabajo en las calles de esta ciudad me da mucha alegría, y también ganas de volver y seguir”, expresó el artista, quien planea estar de vuelta por San Martín a mediados de abril.

KOKON pasa muchas horas en la calle al realizar sus murales y entra en contacto con los vecinos que pasan. Algunos se dan vuelta a mirar, otros se detienen, algunos se animan a acercarse y decirle algo. “Se dan conexiones muy lindas. Los comentarios te llenan mucho, te sacan una sonrisa. Me siento muy contento cuando veo que la gente se sorprende de encontrar color y creatividad en un lugar que antes estaba vacío, creo que es una buena ruptura con la monotonía del día a día”, explicó KOKON, cuyo nombre es Daniel Ephraim.

Mientras trabaja se lo ve inmerso, acompañado de su música y de su mate, expandiendo trazos con seguridad. En algunas horas, paredes que antes eran mudas pasan a hablar en clave de colores, hojas, flores, simetrías. “Podría decir que los diseños que hago son un homenaje a la naturaleza. Los patrones circulares de los mandalas hacen referencia a los procesos, a los ciclos de la naturaleza y de la vida en general. Lo circular para mí tiene algo agradable y atractivo, y muchas veces la gente elige tener estos diseños cerca para, de alguna manera, reforzar su búsqueda de tranquilidad y de paz”.

Daniel trabajaba en una oficina, en el área de ventas. “Dibujaba desde chico y un día me animé a hacer una primera exposición con algunos dibujos. Unos amigos me pidieron un mural y salió bastante lindo. Lo publiqué en redes y un conocido me pidió otro. Ese fue un poco más desafiante porque era en un tanque de agua, en las alturas, y en una superficie complicada. Lo hice, subí una foto y ahí hubo un punto de inflexión: me empezaron a contactar más allá de mi gente conocida. Me pedían murales, cuadros, intervenciones de objetos. De a poco fui mejorando la técnica, siempre de manera autodidacta y fueron creciendo los pedidos. En un momento me quedé sin el trabajo de oficina y decidí pasar a dedicarme solo a KOKON”.

Ahora pasa sus días dibujando cuadros e intervenido objetos en el taller de su casa, o haciendo murales en donde sea que se lo pidan: ha viajado por muchos puntos de Argentina y sus diseños están también en algunos lugares de Uruguay y Estados Unidos.

También la música lo acompaña de cerca, no solo porque dibuja escuchando desde Floyd y Ska-p, hasta Marley y La Renga, sino porque es cantante y guitarrista Manguala, una banda que fusiona ska, reggae y rock, y está a punto de lanzar su primer disco solista: “Soy Beto”.

Se pueden ver el arte de KOKON, en vivo, paseando por el pueblo: sobre la calle General Roca, entre Belgrano y Sarmiento, se encuentran dos murales que hizo, uno en el local Abanico, y otro en el food truck de Caribear. También hay un diseño suyo en la rampa de skate del Parador Meliquina. En redes se lo encuentra como @kokonoficial.

error: Contenido protegido ante copia