Tras un acuerdo económico, Hernán Lussoro, recuperó la libertad con una condena en suspenso

Luego de casi 5 meses de haber sido capturado en la provincia de Buenos Aires, gracias a los llamados a los deliverys, Hernán Lussoro, logró ser liberado de la prisión en nuestra ciudad. Este pasado jueves tras la última audiencia vía teleconferencia, presidida por el juez Juan Pablo Balderrama, las partes lograron un común acuerdo que y le fue impuesta, tanto a Lussoro como a su esposa, Verónica Bueno, una condena en suspenso.

Cabe recordar que el matrimonio, había sido acusado de estafa en reiteradas ocasiones, defraudación y la culpa por haber liberado más de 190 cheques sin fondos. Hasta el momento, el daño pergeñado alcanzaba más del millón y medio pesos, sin contemplar los daños económicos a todos los empleados de ambos restaurantes de los que eran dueños.

En la audiencia, luego del arreglo entre los abogados de las partes, el matrimonio se declaró autor penalmente responsable por defraudación y libramientos de cheques sin libración de fondos. Por ende se le impuso una pena acordada de 3 años de prisión de cumplimiento en suspenso, para Hernán Lussoro, mientras que para Verónica Bueno, la pena es de 2 años de prisión en suspenso. Además deberán abonar 800 mil pesos, en cuotas, como pago compensatorio a algunas de las víctimas, que son proveedores que recibieron pagos mediante cheques sin fondo.

Este acuerdo que se realizó entre la fiscalía, el abogado defensor y la querella, fue aprobada por el juez, dado que los culpables no presentaban hechos condenatorios previos, por lo que han accedido de manera voluntaria aceptar la culpabilidad en los hechos.

Foto: RSM

Lo que llamó la atención en la audiencia es que por un lado Verónica Bueno, indagó sobre la posibilidad de denunciar a las víctimas de las estafas realizadas. El juez Balderrama le respondió que no puede perturbar, ni molestar, ni enviando mensajes de texto a las personas, siempre y cuando éstas no le cometan un delito.

Minutos más tarde, al tomar la palabra Lussoro, tomó una Biblia y solicitó que tanto el fiscal, como las víctimas y los victimarios, tengan en cuenta un pasaje de la misma. Citó un versículo donde dice que «el que se venga será víctima de venganza el Señor, que le pedirá cuenta rigurosa de sus pecados»… «con el juicio que juzgareis, seréis juzgados y con la medida que mediréis, seréis medido», expresó.

Una de las víctimas que habló con RSM le llamó la atención la actitud del empresario condenado, «le agarró un ataque místico, le arruinó la vida a muchísimas familias y se da el lujo de irse sin cumplir una condena ejemplificadora. Son unos caraduras», indicó.

Por el lapso de tres años, el matrimonio será monitoreado en la dirección que dejaron como constancia donde permanecerán viviendo. Lussoro después del día 11 de mayo tiene previsto volver a la localidad de Lomas de Zamora donde se encuentra el resto de su familia. Mientras tanto, hasta que se homologue el acuerdo, cumplirá la prisión domiciliaria en nuestra ciudad.

Deja un comentario

error: Contenido protegido ante copia