Una semana sin transporte público: ni el intendente ni los funcionarios hablan del problema que tiene a los usuarios como rehenes

La problemática del transporte urbano en San Martín de los Andes parece no conocer de gestiones. Durante la intendencia de Brunilda Rebolledo los conflictos con la empresa por la falta de cumplimiento al pliego generó numerosos problemas que siempre debieron pagar los usuarios.

A 9 meses de haber asumido, el intendente Carlos Saloniti parece tampoco haber encontrado una solución para evitar que el servicio público siga generando problemas a los vecinos.

Con el precio de un boleto congelado desde hace casi 2 años y la falta de cumplimiento al contrato entre el municipio y Expreso Los Andes la situación llegó al límite. En medio de una pandemia que profundizó los problemas económicos de una empresa que ya había recibido quejas porque unilateralmente había bajado las frecuencias por no poder afrontar los pagos a sus trabajadores, termina siendo una incógnita si continuará hasta diciembre, fecha en que vence el contrato.

Desde el martes pasado el personal de Expreso Los Andes se mantiene realizando medidas de retención de tareas por la falta de pago de haberes del mes de agosto. El miércoles a la mañana los trabajadores fueron recibidos por los secretarios de Gobierno y Hacienda, Marcelo Sánchez y Juan Mansilla, respectivamente.

Allí en la reunión se les informó que el intendente, Carlos Saloniti, se encontraba trabajando y en permanente comunicación telefónica con distintos funcionarios del Gobierno Provincial, a fin de agilizar las gestiones para resolver el conflicto, explicaron desde el portal de la municipalidad.

Desde el miércoles la promesa de que se están gestionando los 4 millones de pesos del subsidio del estado nacional que aún no fueron depositados, se sigue estirando. En el medio, los usuarios que caminando, haciendo dedo o viajando en automóviles de vecinos llegan hasta sus lugares de trabajo. «Estamos cansados, no se nos puede tener así a los vecinos. El intendente debe solucionar esto», explicó una vecina. «Que vuelva el Ko-Ko», se puede leer en los comentarios en distintas redes sociales.

Lo cierto es que aún no se han abonado los sueldos y no hay voz oficial que se refiera al tema. «En el transcurso del fin de semana se resuelve el conflicto», habían manifestado desde la Dirección de Prensa. El intendente durante la mañana de este lunes brindó una entrevista a un programa radial pero nunca mencionó cuándo se solucionará el conflicto. Por otra parte, los teléfonos de los funcionarios que deberían explicar la situación suenan pero no los contestan.

¿Aumenta el boleto urbano?

Una de las consignas que los trabajadores del transporte urbano expusieron fue que con el boleto a 27 pesos es difícil que una empresa pueda hacer frente a las obligaciones económicas. La inflación reinante hace que sea insostenible poder mantener una tarifa que se arregló allá por diciembre de 2018. Desde ya, Expreso Los Andes reclama una deuda de 190 millones de pesos que el municipio no le reconoce.

La posibilidad de aumentar el boleto fue analizada por el Ejecutivo quien envió al Deliberante el expediente sin expedirse en cuanto al pedido de aumento como establece el pliego. ¿Qué dice el pliego?

«EL DEPARTAMENTO EJECUTIVO SE EXPEDIRÁ EN TORNO A LA PROCEDENCIA DE LA VARIACIÓN DE LA TARIFA Y EN CASO DE CONSIDERARLO OPORTUNO Y CONVENIENTE, REMITIRÁ AL DEPARTAMENTO DELIBERATIVO SU PROPUESTA DE VARIACIÓN TARIFARIA. LA ALÍCUOTA DE INCREMENTO EN LA TARIFA SERÁ APROBADA POR ORDENANZA Y EMITIDA POR EL CONCEJO DELIBERANTE».

Es por ello que los concejales deberán enviar nuevamente el expediente al Ejecutivo para que cumpla con la ordenanza, eleve un dictamen respecto a la solicitud de la empresa y que adjunte el análisis de la ecuación económica presentado por Expreso Los Andes. Claramente este ida y vueltas hace perder más tiempo.

Ahora bien, en caso de que haya un aumento, ¿a cuánto se podría elevar el boleto? La empresa ya alcanzó al Ejecutivo un estimativo de 51,50 pesos, sin embargo, existe un decreto nacional que impide que los servicios públicos aumenten, al menos mientras dure la pandemia.

Igual, habrá que analizar este punto sabiendo que la tarifa del boleto urbano no sufre modificaciones desde hace casi años. Si el Ejecutivo tiene pensado enviar la propuesta del aumento del boleto, deberá presentar una norma legal que lo ampare para aplicar la suba.

Deja un comentario

error: Contenido protegido ante copia