El proyecto artístico sanmartinense Manta lanza seminarios virtuales: “Imagen, sospecha y deseo”

Manta es un proyecto de intercambios y experiencias en prácticas artistas que funciona en San Martín de los Andes hace 7 años.  “Llevamos a cabo residencias para artistas y diversas actividades de formación. Siempre nuestra invitación es para encontrarse y explorar nuestros imaginarios, transitar acciones colectivas y empáticas”, explicó a RSM Suyai Otaño, artista fundadora y gestora de Manta.

Desde el año 2019, Manta tracciona un colectivo de 13 artistas de la región sur del país: un grupo de trabajo que contempla el lugar desde donde se actúa. “Investigamos metodologías innovadoras de producción de obra trabajando de forma colectiva y colaborativa”, expresó Suyai.

A partir de este extraordinario año, Manta tuvo que adaptarse a las nuevas formas de encuentro.  Es por eso que esta semana lanzó su programa “Imagen, sospecha y deseo”, de seminarios virtuales.

Los tres seminarios del programa son: “Los límites de la imagen” dictado por el filosofo y artista Manuel Quaranta, de Rosario; “¿De dónde salen las obras?” por la pintora y activista feminista Fátima Pecci Carou, de Buenos Aires; y “La fotografía después de la fotografía” a cargo de Marina Cisneros, pensadora de la imagen, artista y docente de Neuquén.

Cada seminario tiene una duración de 2 días (siempre fines de semana) y están abiertos a cualquier persona interesada en participar. Para más información de cada seminario y docente, formas de inscripción, posibilidad de becas y descuentos se puede ingresar a www.proyectomanta.com/virtuales/. También se puede seguir este proyecto en redes: Instagram: @manta_residencia, Facebook: MANTA taller – residencia.

En relación a la importancia del proceso creativo en la vida, y más aún en un momento como este, Suyai recuperó testimonios de amigas artistas suyas: “Una amiga me dijo: ´Es una importancia vital. Es una pulsión que logra que nuestro corazón siga bombeando. Es crear nuestro propio refugio. Es como respirar, pero con la diferencia que hay que hacerlo voluntariamente, como la respiración de los delfines´. A otra le pareció que el arte ´te mantiene conectada con algo positivo que alivia sobre todas las cosas el bardo mental´. Para mí el estado del beso es un poco el estado de creación: no podemos explicar cómo besamos, besamos y listo. No podríamos describir paso a paso (o técnicamente) cómo lo hacemos, simplemente lo hacemos. Bueno, en realidad esto es una idea que me quedó de un libro que leí, donde también decían algo así como:  «Lo inevitable son los errores, son parte de la creación, del proceso en el que nos embarcamos. Entonces crear a partir del error. Y así, arriesgarnos´”.

Deja un comentario

error: Contenido protegido ante copia