Abrió esta mañana Oh Lalá Drugstore sobre la Avenida San Martín

Por un lado es un clásico drugstore que, por su variedad de productos, se convierte en maxikiosco, juguetería, regalería y que tiene también algunos productos de almacén. Pero por otro lado, cuenta con algunos detalles que destacan la propuesta que se abre a toda la familia. Desde el espacio exterior diseñado con estilo circense para albergar espectáculos infantiles, hasta una máquina de agua caliente para el mate, teniendo en cuenta que familias y adolescentes se juntan en la Plaza San Martín o en el espacio verde que rodea al edificio histórico del Parque Nacional Lanín a compartir lindos momentos los días de sol.

Oh Lalá! está ubicado en Avenida San Martín 641 y abrirá sus puertas desde hoy, todos los días, de 8 a 22 horas. Es un emprendimiento familiar en todo sentido. No sólo porque Yanina Toribio lo lleva adelante con su pareja, Maxi Sepúlveda, y con el apoyo de sus pequeños hijos Tiziano y Zura, sino porque sus padres, hermanas y amigos estuvieron dando una mano, ayudando a pensar ideas, para que todo esté listo para el inicio. El lugar es amplio, con sectores bien definidos, y productos para todos los gustos, muy bien presentados.

Yani es pastelera y nos cuenta: “Oh Lalá! empezó hace un par de años atrás como un proyecto de pastelería. Y cuando nos sentamos a pensar un nombre para este lugar, evaluamos que la mejor opción era sostener esta marca a través de la cual me conocen ya algunos amigos y clientes, teniendo como referencia a mis productos”.

De hecho, este emprendimiento comenzó a gestarse como un proyecto relacionado a la pastelería. Pero la pandemia, la situación del mercado en la actualidad y las conversaciones en familia, hicieron que vaya mutando con el aporte de nuevas ideas a este drugstore que abre hoy sus puertas y que proyecta a futuro incorporar las ideas originales, pero que serán tema seguramente de una próxima nota.  

Quien conoce a Yani sabe que es una emprendedora innata. Y que su vínculo con la cocina y con las infancias vienen de hace tiempo, incluyendo sus reconocidas clases de repostería para niños y niñas. También recuerdan que ya tuvo junto a Maxi un comercio propio, El Parador de Lolog, que desarrolló por dos años. Pero también que de chiquita ayudaba a sus padres en un negocio similar al que abre ella hoy. Toda esa experiencia está volcada en Oh Lalá!

“Estamos abriendo este negocio para el pueblo, con precios accesibles, sabiendo la situación que estamos atravesando, por lo que si alguien quiere hacer por ejemplo un regalo puede venir a buscarlo acá que encontrará algo acorde a sus posibilidades”, explica Yani a RSM, para luego agregar: “Dentro de poco vamos a tener la opción de llevar pedidos a domicilio, para los que no pueden o quieren salir de sus casas”.

El patio del drugstore es amplio y está súper resguardado. Allí la familia Toribio ayudó a montar un mástil, banderines y luces, y pondrá un pequeño escenario para albergar espectáculos para niños y niñas, de circo, títeres, música y otros que muchas veces no pueden realizarse en la plaza y que a partir de ahora cuentan con un lugar más para disfrutar en familia.

Yani dice: “Estoy muy feliz, cansada, pero feliz. Quisiera agradecer a mi familia y amigos por el apoyo que nos están brindando. Porque cuando uno hace estas cosas se va dando cuenta de todas las personas que uno tiene atrás. Y es invalorable. Todo el tiempo está viniendo gente a saludarnos y a felicitarnos. Y para Maxi y para mí es muy importante sentir este cariño que nos da energía para abrir todos los días de la mejor manera”.

Deja un comentario

error: Contenido protegido ante copia