El lago Correntoso es uno de los paraísos que regala la Ruta de los 7 Lagos

Para ir a acampar o a pasar el día, el lago Correntoso, en su brazo que se encuentra antes del ingreso al lago Espejo Chico, se convierte en una opción maravillosa para disfrutar con amigos o en familia. Desde San Martín de los Andes la totalidad del camino es de asfalto y en poco más de una hora ya se accede a este hermoso lugar donde la naturaleza se manifiesta en todo su esplendor.

Fotos: Ivo Piterman

Al bajar hacia sus playas, se encontrará un sector de uso diurno y gratuito, así como una vieja hostería y también el acceso a un camping amplio, boscoso, sobre el lago, que permite encontrar espacios abiertos y con sombra para acampar unos días y conocer a fondo el lugar. El valor de noche de acampe en ese sector es de $700 y de $350 para pasar el día, haciendo uso de las instalaciones, que cuenta además con fogones, baños y duchas.

La flora y la fauna es diversa, y el lago y las montañas son imponentes, con picos de piedras, características ya del Parque Nacional Nahuel Huapi, donde habremos ingresado una vez pasado el Lago Hermoso. Nadar en sus aguas, salir a remar o a andar en lancha son algunas posibilidades, así como disfrutar de un buen libro bajo los árboles de una tarde de verano en la cordillera. 

Por las noches, en bancos hechos de tronco y espacios para lindos fogones, se pueden observar las estrellas y no dejar de sorprenderse. Y, por qué no, hacerse alguna escapadita a tomar o a comer algo en Villa la Angostura que está a unos pocos kilómetros de allí.

Hay dos proveedurías atendidas por habitantes de esa zona, una ubicada en el acceso al camping y otra en la zona de uso gratuito. Allí ofrecen todo lo necesario para pasar el día o para completar lo que haga falta durante las jornadas de campamento. También algunos extras muy ricos, como panes y quesos caseros, huevos de pato, y verduras cosechadas de la propia huerta. Todo suma a una estadía que será la puerta para elegir esa zona del Correntoso como una de las preferidas para volver siempre.

Deja un comentario