Probando cervezas regionales: una honey con frambuesas, muy neuquina

En la búsqueda de sabores nuevos, Alejandro de cervecería Brook anunció para clientes y amigos una variedad particular que combina los toques suaves de una Honey tradicional con los sabores de la frambuesa propios de nuestra región. La cerveza quedó con un intenso color, de purpúrea a fucsia, y una acidez propia de esta fruta cosechada en nuestra ciudad.

El origen es una cerveza honey, en la que se utilizan varias maltas y se adiciona la miel finalizando el hervor, con lo que se obtiene una bebida en la que se percibe su sabor característico y contenido alcohólico por sobre la media.

“La miel que uso, es un producto del norte neuquino, de flores de jarilla. Si bien es dulce, no es tan empalagosa y conserva un poco de amargor lo que me permite balancear bien la cerveza”, cuenta Alejandro al hacer un raconto de los insumos elegidos para esta birra particular. “Las frambuesas las conseguí de un productor local que las cosechó el día anterior a la elaboración. Hice un puré que, previo a agregarlo al fermentador, lo pasteurisé para evitar lo contaminación”.

Con respecto a la producción de la cerveza, Alejandro explica que el mosto se fermenta a una temperatura de entre 18 y 20 grados durante 7 días, para luego trasvasarlo y madurarlo en frío durante 7 días más.

“El resultado final es una cerveza que balancea súper bien entre el dulzor de la miel y maltas, con la acidez que aporta la frambuesa” comenta el elaborador de Brook mientras prueba el producto de su creación. “Quedó bien aromática y protagoniza la fruta. La miel se percibe en segundo plano”.

Foto: Gentileza

El objetivo es usar productos frescos por lo que la producción está condicionada a la posibilidad de conseguir frambuesas de la zona. En este sentido, a continuidad se limita a esto, aunque en el futuro la idea de Alejandro es sumar esta variedad a la producción embotellada.

Deja un comentario