El director del Instituto de Vivienda y Hábitat Municipal, Marcelo Alveal, fue denunciado por violencia laboral y por cobrar un diezmo a empleados políticos

El director del Instituto de Vivienda y Hábitat Municipal, Marcelo Alveal, fue denunciado este pasado martes por una empleada monotributista que presta servicios en dicha cartera desde enero del año 2020, por violencia laboral y por cobrar un diezmo por trabajar en dicho sector. La mujer dio detalles específicos sobre las situaciones vividas en los últimos meses por parte de su jefe de área.

Desde hace algunos meses había rumores de que en dicho sector municipal se generaban cuestiones relacionadas con lo denunciado por la mujer, sin embargo, hasta este martes no había detalles ni denuncias de que esto era así. La denuncia fue presentada en la Comisaría de la Mujer, Niñez y Adolescencia de nuestra ciudad.

La denuncia explica que la empleada denunciante comenzó a trabajar en enero del 2020, «me dijo que yo debía ser sus ojos y oídos allí adentro. Luego en febrero del mismo año me llamó a su oficina, donde me dijo que como me había dado la oportunidad de trabajar con la gestión del MPN, yo debía pagar una cuota de $300 para el partido, porque sino no iba a durar mucho en el trabajo, es decir, tenía que pagarle sí o sí», expresa en la denuncia la mujer.

La mujer cuenta que no recibía comprobante alguno por los pagos realizados y que en junio de dicho año se atrasó unas cuotas, por lo que el denunciado le envió un mensaje de WhatsApp para recordarle que le entregue «la plata a Claudia (cuñada de Alveal) y que borre el mensaje. Esa vez yo me puse nerviosa porque quería sacarle captura de pantalla pero estaba Claudia al lado mío, ella tomó mi celular y eliminó los mensajes, yo desconozco si se pueden o no recuperar», indicó la mujer.

La denunciante se sintió atemorizada, por lo que le manifestó lo sucedido y lo que estaba viviendo al ex subsecretario, Mariano Dáttilo, quien colaboró con la mujer, explicó lo que vivía la denunciante con Desarrollo Social y tras dicha intervención Alveal le dijo que no abone más dicho pago o diezmo.

En la denuncia consta que el subsecretario saliente, Mariano Dáttilo, «renunció a su cargo por el maltrato laboral que se padecía por parte de Marcelo, de 17 personas quedamos trabajando 7 en esa área porque Marcelo te maltrata a los gritos constantemente, no le importa si hay otras personas o no».

«ESTOS NEGROS MUERTOS DE HAMBRE LO ÚNICO QUE SABEN ES PEDIR»

La mujer además advierte en la denuncia que el Director de Vivienda «asiduamente realiza comentarios desubicados respecto a los empleados municipales y a las personas que van a realizar solicitud de ayuda, por ejemplo ‘estos negros muertos de hambre lo único que saben es pedir’, ‘estos negros pedigüeños’. Cuando va gente del campo se queja y pide que ventile por el olor. Una vez a mi compañera (persona que certificó y firmó la denuncia) le preguntó cómo hacía con su mismo color de piel -morena- para que la atiendan tan bien a cada lugar que iba».

La mujer asevera que los dichos discriminatorios contra las personas de color de piel eran constantes. Además asegura que dos personas más que trabajaban en el lugar, justamente dos mujeres, renunciaron o solicitaron el pase para no seguir aguantando el maltrato laboral al cual estaban expuestas. «Con los monotributistas él se aprovecha porque no tenemos contrato», explica haciendo referencia al contrato de planta permanente.

«Yo como trabajo en el área de de vivienda le había pedido ayuda para regularizar los papeles de vivienda de mis padres. Como no me dio ayuda alguna, iniciamos los trámites con mis padres por el Concejo Deliberante. Cuando Marcelo (Alveal) se enteró me llamó a su oficina y a los gritos me dijo que yo lo había hecho quedar como un pelotudo ante el Concejo, como un inoperante, que no sabía cómo pero que yo debía dejarlo bien parado, yo solo agaché la cabeza y seguí con la limpieza», indicó la mujer en su relato al oficial que le tomó la denuncia. Este episodio ocurrió el pasado miércoles 21.

En las últimas semanas la denunciante, mamá de tres niños de 16, 13 y 8 años, debió superar la enfermedad de su madre, que contrajo neumonía, además se contagió de covid, y como es vecina de Alveal y su familia, cuenta que su jefe la controlaba para ver si salía hasta para sacar la basura. «Esto es porque vive atrás de mi casa y su cuñada al lado mío», indicó.

«Por la salud de mi madre, mis hijos quedan por momentos solos y temo que Marcelo tome represalias contra ellos por mí. La madre de mi compañera también teme que haga algo» explica. «Mis compañeros monotributistas no quieren ser testigos por el temor a represalias, pero mis compañeros de planta no tienen inconveniente alguno, por eso presenté sus datos anteriormente», explica.

«De este situación hace tiempo que tiene conocimiento el abogado del municipio Saúl Castañeda, quien me aconsejó hacer la denuncia», finaliza diciendo la denuncia de la mujer quien además solicitó una copia para presentar ante la Dirección de Derechos Humanos, Equidad de Género, Diversidad y Mediación Comunitaria, que encabeza Emilia Otharán.

Deja un comentario