Según la CAME las pymes industriales se recuperan fuertemente pero todavía producen un 17% menos que hace dos años

Según un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la producción de las pymes industriales se recuperaron fuertemente registrando un rebote de 76,9% en abril, en comparación con igual mes de 2020, pero no recupera aún los niveles de producción previos a la pandemia.

En la comparación interanual respecto de abril de 2019, no hubo ningún sector que haya fabricado más el mes pasado que dos años atrás. Y si bien en abril hubo un rebote de 76,9% anual comparado al 2020, resulta insuficiente para recuperar los niveles pre-pandémicos.

En abril 2020, la elaboración de las pymes industriales había caído 53,1% anual, con lo cual era esperable una recuperación fuerte en las tasas de variaciones, a pesar de que todavía el 55% de las empresas relevadas declaran que su situación es entre “regular” y “mala”.

Esa apreciación se debe a que, comparando la producción de abril pasado con la del mismo mes de 2019, resulta 17,1% inferior.

A pesar del rebote, fue un mes de mucha incertidumbre para las pymes, por la llegada de la segunda ola del covid-19. Desde mediados de abril, algunos pedidos comenzaron a frenarse y finalizó con una caída de 1,4% frente a marzo.
Con ese resultado, en el primer cuatrimestre del año la industria manufacturera pyme acumula un crecimiento de 14,8% frente al mismo periodo del año pasado, pero está 9,1% debajo del primer cuatrimestre de 2019.

Todos los ramos relevados subieron en la comparación anual, observándose los mayores incrementos en Productos electrónico, mecánicos e informática (+262,1%), Textiles (+188,8%) y Productos de metal, maquinaria y equipos (+179,1%).

Los datos surgen de la Encuesta Mensual Industrial de CAME entre 300 industrias pymes del país. El Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) se ubicó en 66,7 puntos en abril, frente a 67,6 en marzo y 37,7 en abril del año pasado.

“Es muy difícil vender en estos momentos porque en cada entrega de insumos que nos hacen los proveedores, los precios vienen con aumentos promedio del 5%, 7%, 10% o a veces hasta el 15%, entonces vendes y no sabes a qué precio repones”, explicó un empresario del rubro químico de la ciudad de Neuquén.

A pesar de que los niveles de consumo interno vienen muy rezagados, las restricciones para importar están siendo de ayuda para el productor industrial, en un contexto donde el sector agropecuario viene creciendo fuerte y traccionando sobre otros vinculados como metalmecánica, material de transporte, productos de madera, cartón o maquinaria y equipo.

Si bien la producción sigue por debajo de 2019, el uso de la capacidad instalada se ubicó en 66,8% en abril, según el promedio declarado por las industrias medidas. El nivel fue bastante superior al de abril 2019 (57,5%). El 57% de las firmas relevadas trabajaron dicho mes con más del 70% de su capacidad instalada.

De todos modos, hay que tener en cuenta que en el último año no pocas empresas redujeron sus instalaciones, ya sea porque debieron achicar sus negocios, porque la maquinaria en mal estado no fue reparada, o porque vendieron capital, entre otras cosas. Un caso es Calzado y marroquinería, que en promedio trabajó con el 70% de su capacidad instalada, a pesar que todavía su producción es 40% inferior a la de abril 2019.

Deja un comentario