Junín de los Andes y sus caminatas para enamorarse del paisaje

Junín de los Andes no para de crecer y aumenta su oferta turística y gastronómica para agasajar a todos aquellos que los visitan. Desde la comisión de turismo de la Cámara de Comercio de la vecina localidad, María Susana Nicoletta, Marisu, como la llaman y conocen todos, le contó a RSM como se vive esta temporada de invierno. 

“En Junín no tenemos centro de esquí propio, es por eso que decidimos poner manos a la obra y buscar alternativas para los turistas que llegan a la ciudad y que por ahí no saben qué hacer”.  

Además del Vía Christi, que es una de las principales atracciones de la ciudad, entre los miembros de la comisión pensaron y armaron cuatro trekking para que los visitantes disfruten de otras actividades y del paisaje local. Con respecto a este tema, Marisu detalló: “Junto a una profe armamos cuatro circuitos urbanos de una hora y media o dos, para ofrecer a nuestros huéspedes otras actividades y que disfruten y se entretengan”.  

“Uno de los circuitos abarca la costa del río Chimehuín, otro recorre Curruhue, hay uno que lleva al cipresal”, contó la dueña del hotel Ruta 234 y añadió que “se orienta en la avifauna, observación de las aves que hay y muchas. Unos estudios realizados hace poco descubrieron que hay gran variedad de aves en esta zona durante el invierno y algunas personas disfrutan de verlas y descubrirlas”. 

Otro de los grandes recomendados, para quienes visitan Junín de los Andes, es el Volcán Lanín que con su inmensidad crea un paisaje único, imponente e imperdible. “Muchas de las personas que llegaron a la ciudad pudieron disfrutar de paseos por la base del volcán, de caminatas con raquetas e incluso de hacer culipatín”. 

Una de las actividades más novedosas es, sin lugar a dudas, una caminata en Pilo Lil. “Ubicada a unos 50 kilómetros de Junín de los Andes, en un campo privado, tenemos la posibilidad de hacer un trekking hasta unas pinturas rupestres, acompañados de una guía y desde donde podemos apreciar vistas increíbles del volcán Lanín”. Y exclamó: “No puedo explicar lo hermoso que es ese lugar”. 

Tras finalizar las excursiones y paseos se puede disfrutar de una amplia oferta gastronómica. “Desde lo más clásico, hasta comida mexicana, pasando por los regionales y hasta degustación de cerveza”, manifestó Marisu y aseguró: “Hay de todo para hacer en Junín de los Andes, trekking, cabalgatas, las pinturas rupestres y una amplia oferta de bares y restaurantes”. 

Deja un comentario