En una velada exquisita, Christophe Krywonis cocinó en Casa Mosqueta

Una noche íntima y especial vinculada a la alta gastronomía se vivió este pasado miércoles en Casa Mosqueta de Junín de los Andes. Esta hermosa ciudad cordillerana había vuelto a recibir al reconocido cocinero francés Christophe Krywonis, quien visita habitualmente este rincón de la Patagonia donde tiene amigos, puede descansar bien y disfrutar de las salidas de pesca. Pero en esta oportunidad, quiso acompañar un emprendimiento gastronómico que nació este año, y regalar una velada exquisita que pudieron disfrutar una docena de personas.

Casa Mosqueta es llevada adelante por Florencia Randazzo y Carlos “Tuqui” Viscarro. Se trata de una casa de té y confitería que sorprende en Junín de los Andes por su propuesta gastronómica de calidad y por todos los detalles que generan un ambiente necesariamente distendido para probar cosas ricas y pasar agradables momentos compartidos. 

El evento comenzó a la tardecita. Christophe cocinó durante la jornada, emplató en el lugar, conversó y se sacó fotos con los comensales. Celebró el emprendimiento de Florencia y Tuqui, haciéndolo de la mejor manera que sabe hacerlo, compartiendo su cocina.

Pasadas las 19.30 horas comenzaron a servir unos tragos desde la barra ubicada en el jardín, acompañados de una mesa con brusquetas, ensaladas de trigo burgol y unas empanaditas de masa casera rellenas de carne ahumada en el Camado, cortada a cuchillo y complementada con panceta ahumada.

Comenzada la noche de invierno empezó a bajar la temperatura. Por eso se eligió como entrada un clásico de la cocina francesa: una sopa crema de arvejas con crutones y chicharrón de panceta ahumada. El plato principal fue Ossobuco a la naranja, una receta de Crhistophe, que demandó 12 horas de cocción. Estuvo acompañado por una polenta de arroz. El delicado postre consistió en una Panna cotta de mascarpone y frutilla. El vino que se degustó en el encuentro fue un Teia, la nueva línea de vinos de Lagarde, uno de los tintos de corte que propone la bodega: Malbec y Petit Verdot 2020. 

Mientras Florencia ultimaba los detalles en la cocina con el chef francés antes del inicio de la cena, RSM dialogó con Tuqui en Casa Mosqueta: “Es una noche súper especial para nosotros que estamos compartiendo con amigos. A Christophe lo conozco hace muchos años, de pescar con él, de guiarlo en el río Malleo. Y mientras pescábamos comenzamos a conversar sobre Casa Mosqueta, que en ese momento estaba en obra. Vino a conocerla, le encantó el lugar, nos dio sugerencias que nos sirvieron mucho y nos dijo que la próxima vez que viniera a Junín íbamos a cocinar algo. Y así fue”, confiesa Tuqui con alegría.

Fue una noche increíble y cada plato presentado estuvo a la altura de las circunstancias. El equipo de cocina y salón de Casa Mosqueta fluyó en el servicio y Christophe parecía, por momentos, uno de ellos, trabajando con naturalidad y la humildad que lo caracteriza. Sin dudas, un espacio gastronómico en el sur neuquino de gran presente y proyección, especial para conocer y disfrutarlo, tanto a la hora del té, como en sus propuestas de almuerzos y cenas.

Para tener en cuenta, Casa Mosqueta abre los fines de semana. Los viernes desde las 17 horas, y los sábados y domingos desde las 12. Siempre es bueno hacer una reserva previa, ya sea al 2944 296325 o a través del Instagram Casa Mosqueta. Súper recomendable.

Fotos: RSM

Deja un comentario