La Escuela 155 manifestó la necesidad de una respuesta de las autoridades por la situación edilicia

Los reclamos por malas condiciones edilicias se siguen sumando y cada vez más directivos, docentes y padres manifiestan su preocupación por las condiciones en las que se llevan adelante las clases en las escuelas de la provincia. En este caso, el reclamo surgió de la Comunidad Educativa de la Escuela 155, del Paraje Pil Pil, quienes manifestaron y detallaron a las autoridades los problemas que presenta la institución, que en muchos casos generan un gran riesgo para la vida de quienes concurren a diario. 

Goteras, luminarias, fugas de gas, inundaciones y riesgo de electrificación son algunas de las palabras que figuran en el listado que presentaron en mantenimiento escolar y que todavía esperan que se resuelvan. En este sentido, otro de los principales reclamos, de esta comunidad educativa, compuesta por familias, personal docente y auxiliares de servicio les exigieron a las autoridades: “Una respuesta inmediata acerca del estado en que se encuentra el Expediente Nº 8243-000-256/19, que indicaba obras de Ampliación y Refacción de Escuela Nº 155; priorizado en el Plan Aulas, Presupuesto 2021”. 

Asimismo, plantearon la necesidad de saber cuál es el motivo por el que no se modificó el periodo escolar de septiembre – mayo hacia febrero – diciembre. Dicho pedido se realizó en agosto de 2020, pero aún no obtuvieron ningún tipo de respuesta. Según manifestaron, “se realizaron todas las acciones necesarias, para que el mismo fuera aprobado. Contando con el aval escrito de cada una de las familias, docentes y auxiliares de servicio de la Institución”. 

Con relación al estado edilicio, contaron que el reclamo se realizó por primera vez en el año 2014 y detallaron: “Existe un primer expediente Nº 5700-00-6529/14, de junio de 2014, en donde ya se reclamaban obras de infraestructura. El mismo fue dado de baja, considerando su caducidad por vencimientos de plazos estipulados por procedimiento administrativo, a pesar de que se le había realizado un seguimiento permanente, mediante diferentes instancias de reclamos, elevando toda la documentación que se requería al respecto. Por todo lo expresado, es que reclamamos saber el estado actual del Expediente Nº 8243-000-256/19, que da continuidad al mismo reclamo”.  

Por otra parte, pormenorizaron cada una de las necesidades y problemáticas del edificio en el cual se dictan actualmente las clases, las mismas ya fueron enviadas a mantenimiento escolar a la espera de que se resuelvan en el corto plazo. Entre los principales problemas detallaron: 

  • Reemplazo del termo tanque por ser insuficiente para las necesidades del establecimiento 
  • Calefactores sin chispero que deben encenderse con alambre y alcohol 
  • Profesionales matriculados que realicen una prueba de hermeticidad de la presión del gas en el edificio. 
  • Reubicación del tanque de agua que presenta roturas, provocando inundaciones y riesgo de electrificación 
  • Reparación del contra piso del playón patio externo y módulos eléctricos de tomacorriente, teclas y tapas ubicados en diversos sectores de la escuela.  
  • Arreglo de accesorios luminarias de uso exterior, puesto que durante las horas de oscuridad se dificulta la visibilidad para transitar en los espacios y por otra parte resulta sumamente inseguro  
  • Cambio de cerraduras trabadas de las puertas del jardín y sala de computación 
  • Reparación de roldanas de rodamiento de las ventanas de todas las aulas y cocina 
  • Cambio de grifería del baño de la sala de Nivel Inicial 
  • Reemplazo de la mochila del inodoro del baño la sala de Nivel Inicial 
  • Goteras en techos del sector de la cocina y las aulas de comedor, aula depósito- galpón y segundo ciclos 

Las detalladas son solo algunas de las expuestas por la comunidad educativa de la escuela 155. 

Otro de los puntos en los que hicieron hincapié fue que el edificio escolar fue construido en distintas etapas en donde fueron anexándose espacios en virtud de las necesidades, es por eso que “el sector más antiguo en donde existe cielorraso no cuenta con un material aislante térmico entre dicha mampostería y el techo”. Y añadieron que “su deterioro es muy notorio, con maderas desclavadas, torcidas y llenas de hongos” 

Todo esto empeoró con los años debido a que “ha debido soportar la absorción de agua por goteras y la inundación en varias oportunidades cada vez que se rompe el flotante de tanque de agua, ubicado por sobre el cielorraso”. 

Por último, manifestaron enfáticamente que “gran parte de las cañerías de gas, agua, redes eléctricas y de conectividad a internet se encuentran totalmente expuestas sin ningún tipo de revestimiento tal como debieran estar ubicadas por normativa”. En consecuencia: “Existe una gran cantidad de módulos eléctricos (enchufes, llaves, cajas “metálicas”) que están sumamente deteriorados y en algunos casos expuestos por sobre las paredes al descubierto siendo un riesgo para quienes toquen accidentalmente”. 

LA CARTA COMPLETA:

Deja un comentario