La Cámara del Comercio Automotor mantiene sus expectativas de cerrar el 2021 cerca de 1.700.000 autos usados vendidos

Dudas prácticamente no hay de que el sector automotor en el país está atravesando una difícil situación, debido a que impacta de lleno en él la inestabilidad del dólar y la inflación. Esos dos factores son los que muchas veces determinan si una persona compra un auto o no, pero más allá de eso, desde la Cámara del Comercio Automotor (CCA) se mantienen expectantes respecto de lo que pueda suceder en los próximos meses, para cerrar un 2021 que sea positivo.

Con claridad se puede ver en las últimas semanas una cierta retracción de las operaciones que se venían realizando, y de hecho, el mes de octubre cerró con un descenso interanual de venta de autos usados de un 8,5% aproximadamente. A los fines de llegar a este porcentaje, se toma como referencia que en el 2021 se vendieron en octubre prácticamente 141.000 autos usados, mientras que en igual período pero del 2020, se habían comercializado unas 154.000 unidades. Más allá de esto, desde la Cámara antes mencionada, sostienen que si algunas circunstancias confluyen, el presente año puede culminar de manera positiva, con la venta total de unas 1.700.000 de unidades usadas. 

Los buenos augurios sobre lo que pueda ocurrir hasta fin de año surgen a partir de visualizar que si se toma como parámetro desde enero a octubre del 2021, se vendieron unos 1.386.000 autos usados, lo que marca un incremento de un poco más del 14% en comparación con el mismo plazo del año pasado. Si bien esto es algo bueno, lo que afirman desde las concesionarias de vehículos usados es que no es lineal el crecimiento, debido a que hay meses en que suben las operaciones e inmediatamente el mes siguiente, vuelven a bajar. 

Desde el sector de usados expresan que más allá de todos los inconvenientes que hay en la economía, la demanda sigue siendo buena por parte de los potenciales compradores. Una de las razones para que ocurra esto es que hoy en día, muchos eligen un auto semi nuevo, por ejemplo, debido a que la compra un auto 0km no resulta sencillo, no sólo por los precios que están demasiado altos en algunos casos, sino porque tampoco hay oferta, debido a que hay faltante de stock, sobretodo por las restricciones a las importaciones, que produce que haya faltante de ciertos modelos cero kilómetro. 

Es fundamental recordar que autos nuevos que son muy demandados como el caso del Volkswagen Gol, el Fiat Mobi o el Renault Kwid, hoy en día están en falta o con mucha demora para su entrega (en algunos casos sólo se liberan los que se venden por plan de ahorro), lo que puede significar mayor demanda de autos usados en las concesionarias que los venden. Pero también afirman los titulares de ellas que eso puede representar un problema de cara al 2022, debido a que significa de manera directa que ingresarán muchos menos autos usados para recambio, lo que podría llevar a volver a caer en niveles de venta, que se podrían equiparar a los que se registraron en los meses más difíciles de la pandemia del coronavirus. 

Deja un comentario