Javier Peñalba: “Somos conscientes de los problemas de accesibilidad que hay en el pueblo y tenemos presentados varios proyectos al respecto”

Con la intención de conocer qué propuestas se están trabajando en la ciudad en materia de accesibilidad y políticas de inclusión para personas con discapacidad, RSM conversó con Javier Peñalba, subsecretario de discapacidad y miembro de la “Comisión asesora para la eliminación de barreras arquitectónicas”. Entre otros temas, se destacaron proyectos que tienen que ver con espacios de estacionamiento, acceso a comercios y transporte público, junto a la futura creación de una Dirección de discapacidad.

RSM: ¿Cuál es el estado actual de la subsecretaría de discapacidad y en qué proyectos se está trabajando?

JP: Una de sus ocupaciones centrales es coordinar lo que se llama “Junta evaluadora de discapacidad”, que es una junta interdisciplinaria que evalúa a las personas que aplican para obtener el Certificado Único de Discapacidad. Este es un documento nacional que permite el acceso a derechos como la atención médica gratuita y beneficios impositivos o de otros tipos. 

Esta junta, además, cuenta con una médica y una trabajadora social. Evaluamos las secuelas que una determinada enfermedad produce en la vida de una persona, no la enfermedad en sí. Esta tarea lleva mucho tiempo y es el trabajo mayoritario que hoy por hoy se realiza en la subsecretaría.

Foto: Leo Casanova

RSM: ¿Hay muchas solicitudes?

JP: Muchísimas, más a partir de las prórrogas que se entregaron durante la pandemia. Los CUD tienen una validez máxima de 10 años porque el modelo implica evaluar a la persona en un determinado contexto socio histórico, no solo su condición médica. La discapacidad es un concepto relacionado con las condiciones en que una persona vive, y si esas condiciones representan una imposibilidad o son accesibles a la persona. Con esto se entiende que la discapacidad no está en la persona sino en el contexto social en el que vive. 

Foto: Leo Casanova

RSM: Hablando de accesibilidad, ¿Qué evaluación hacen sobre las condiciones actuales del pueblo y las posibilidades de acceso que se brindan?

JP: Nosotros trabajamos junto con la CAEB (Comisión asesora para la eliminación de barreras arquitectónicas), que está integrada por técnicos municipales del área de turismo, espacios públicos, concejales, personal de la UNCO, Parques Nacionales y representantes de la comunidad. Con este equipo, desde 2018 venimos haciendo evaluaciones, que se vieron interrumpidas por la pandemia, pero que derivaron en varios proyectos.

Uno de ellos es la ubicación de reservas de estacionamiento, con el nuevo símbolo internacional de acceso. Se planificaron 60 nuevas dársenas, de las que hasta ahora se hicieron 35. Por otro lado, se armaron 3 proyectos en torno a la accesibilidad. Uno es el plan municipal de veredas accesibles, que fue enviado a fines del año pasado a Provincia y Nación para obtener el financiamiento necesario. 

Con esto decimos que hay problemas de accesibilidad con las veredas, somos conscientes de ello. De hecho el municipio cuenta con dos técnicos especialistas en espacios públicos, con quienes la CAEB hizo un relevamiento sobre veredas y obras que se deben realizar, de forma superficial y subterránea. El medio geológico ya de por sí es inaccesible.

Otro de los proyectos que está a la espera de financiamiento es el ascensor para acceder al salón municipal, donde se realizan muchas reuniones y eventos de interés público. La propuesta incluye un baño de acceso universal y cuesta alrededor de 5 millones de pesos, por eso se envió a Nación y a Provincia para obtener una línea de financiamiento. 

RSM: Hablamos de estacionamientos y veredas. ¿Qué ocurre con el acceso de entrada a los comercios de la ciudad?

JP: Justamente ahora propusimos el cambio de organigrama al ejecutivo municipal y estamos trabajando con los concejales para que se apruebe la Dirección de Accesibilidad, que estaría a cargo de un especialista en arquitectura accesible. Esto tiene como finalidad que los dictámenes que hace la CAEB respecto a la accesibilidad de los planos presentados por comercios u obras públicas y privadas, dejen de ser no vinculantes. Lo que ocurre ahora es que se piden exenciones al Concejo Deliberante, que se pueden otorgar por norma, sin las garantías de accesibilidad marcadas por la comisión. Esto hace que la tarea de la CAEB sea vana. Con la Dirección se busca que los dictámenes que se emitan sean vinculantes y no haya exenciones que compliquen la accesibilidad en la ciudad. Las normas están y San Martín es pionero en esto, pero las exenciones hacen que esto no pueda ser sustentable en la práctica.

RSM: ¿No se trabaja sobre cartelería en braille en espacios públicos?

JP: No, la cartelería en braille está descartada porque fue superada por la tecnología. Hoy en día hay aplicaciones para eso. La idea que planteamos en varios proyectos, como el de menú accesible, parten del uso de códigos QR y aplicaciones de celular. 

La aplicación de todos estos proyectos depende de nuestra autoridad máxima, que es la secretaría de gobierno y el intendente. Ellos tienen estas propuestas en su poder y las están evaluando, junto al proyecto de creación de la Dirección.

Foto: Leo Casanova

RSM: ¿Qué ocurre con respecto al transporte público y las paradas de colectivo?

JP: Nos pidieron recomendaciones para incluir en los pliegos de licitación. Lo venimos haciendo desde la época del Ko Kó, pero no alcanza con poner un vehículo accesible si no hay paradas accesibles. Sobre eso también tenemos proyectos presentados, que tienen un costo muy elevado, porque no implica solo reformar las paradas. Hay que garantizar también el camino de acceso a ellas. 

Hay un trabajo no muy difundido pero de muchos años de la CAEB con las empresas de transporte. Ellos dicen que si no hay paradas accesibles, no tiene sentido poner el vehículo. La accesibilidad es un concepto complejo que abarca una cadena de obras. Si la llegada a la parada de colectivo no tiene un solado, no tiene sentido. 

La idea que queremos transmitir es que somos conscientes de los problemas de accesibilidad que hay en la ciudad y pensamos en proyectos para una ciudad accesible. Después están las decisiones políticas respecto a los financiamientos. Un municipio que tiene la recaudación de San Martín no puede financiar estos proyectos de tan alto costo e impacto, por eso se buscan líneas de Provincia y Nación.

Deja un comentario