Tras no permitir que un alumno porte la Wenufoye, la escuela 89 deberá disculparse

El 20 de junio, en muchas escuelas de San Martín de los Andes se llevó a cabo el acto de “Promesa de Lealtad a la Bandera” que protagonizan, cada año, los alumnos de cuarto grado. Eso mismo ocurrió en la escuela 89, aunque para sorpresa de muchos de los que estaban allí, el acto terminó empañado cuando los directivos no le permitieron portar la Wenufoye, bandera perteneciente a la comunidad Mapuche, a un alumno. 

Foto: Aten

Particularmente, la escuela 89 trabaja desde hace bastante tiempo en la interculturalidad. Es por eso, que el hecho llamó la atención y que a partir de ahí se intervino para ver de qué forma se podía trabajar lo sucedido. En diálogo con RSM, Matías Lavandeyra, secretario general de Aten, explicó: “La escuela no dejó que esté presente la Wenufoye. Una nena de tercer grado iba a ser la abanderada y la noche anterior le dijeron que no”. 

Una de las cosas que llamó más la atención, fue que durante el turno de la mañana la bandera mapuche estuvo presente. Si bien nadie la portó permaneció izada durante el acto de promesa de los alumnos de cuarto grado. 

Luego de que se conociera el hecho, la escuela comenzó a trabajar con su comisión de interculturalidad en la reparación de lo sucedido con varios encuentros que se dieron en el marco privado de la institución. Una de las medidas que tomaron fue el izamiento de la Wenufoye, el cual se realizó el último viernes durante el acto del 9 de julio que coincidió con el final de la primera etapa escolar del año. 

Al respecto, Lavandeyra, contó: “En uno de los encuentros estuvimos nosotros, estuvo supervisión y diferentes representantes del pueblo mapuche. Allí se acordó que la escuela pedirá disculpas públicas y hará un trabajo de reparación que comenzó con la presentación de la Wenufoye izándola en la escuela y que ya quede para acompañar cada acto y actividad”. 

Asimismo, aseguró que todavía queda por delante el trabajo pedagógico dentro de las aulas en el que “se va a trabajar con el significado/significancia de la Wenufoye y todo lo que tiene que ver con la cosmovisión del pueblo mapuche. Para ese trabajo se prestó el papá de un alumno, Miguel Cañicul, que va a acompañar ese proceso”, manifestó el secretario de Aten, y aseguró: “Ese es el inicio del proceso de reparación”. 

Cabe señalar, que Argentina adhirió en la reforma Constitucional del año 94 al convenio 169 de la Organización Internacional de Trabajadores (OIT) en el que se les da visibilidad y preexistencia a los pueblos originarios. En la reforma de la Constitución del Neuquén del año 2006 se incorpora la preexistencia del pueblo mapuche en estos territorios. 

Esto incluye, su reconocimiento, autopercepción, libertad en su cultura, en su religión y todo lo que tiene que ver con el sostenimiento de una cultura ancestral. A su vez, San Martín de los Andes, se declaró un municipio intercultural. 

Comunicado de Aten: 

Desde Aten Sma queremos expresarnos públicamente, luego de haber estado presentes en las reuniones y espacios pedagógicos que posibilitaron las actividades de los últimos viernes en la Escuela Primaria N° 89. Celebramos que la institución haya reflexionado y debatido sobre sus acciones, pudiendo comenzar un camino de reparación, sumamente necesario, sobre todo pensando en las niñas y niños que sintieron vulnerados sus derechos. Como Seccional del sindicato docente seguiremos trabajando y aportando para que la interculturalidad continúe interpelando a la escuela pública, atravesándola, territorializándola; haciéndola más plural y justa. 
 
Aten Sma reconoce y reivindica al pueblo Nación Mapuche. Se trata de un pueblo ancestral que vivió, vive y vivirá en estos territorios. El propio territorio del que forma parte el pueblo Nación Mapuche posee un kimun muy diferente al de las concepciones eurocéntricas, extractivas y capitalistas que están arrastrándonos a una crisis ambiental y civilizatoria sin precedentes. Desde el conocimiento Mapuche las relaciones son de pertenencia y no de posesión, en la relación con las demás personas y con el ambiente. Hay un respeto del ixofil mogen (diversidad de vidas) basado en el cuidado de todos los ngen (fuerzas). 
 
Sabemos que las escuelas son espacios de enseñanza y aprendizaje. Para que el hecho educativo ocurra hay que abrir los brazos, observar y escuchar. En las escuelas recibimos las necesidades sociales e identidades de pu pichikeche (todas las niñas y niños). La escuela tiene que contener, cuidar, enseñar y alojar, garantizando derechos que cambien los aspectos injustos de la realidad cotidiana de las infancias. 
 
Desde la perspectiva de derecho no podemos perder de vista los convenios internacionales de la OIT, la Constitución Nacional, Provincial y la Carta Orgánica local: todas normas de máxima jerarquía jurídica que bregan por una sociedad intercultural e igualitaria, con un marcado énfasis en el aspecto educativo. Aun así, si es necesario generar nuevas nomas que lleven mayor claridad también trabajaremos en ello. 
 
La lucha por la educación pública no queda solamente en el plano de las condiciones materiales, sino también en el plano pedagógico. El debate y la reflexión de la praxis debe ser una acción cotidiana. Por ello decimos nuevamente que “La lucha es en las calles y en las aulas”. 

Deja un comentario