Dos instituciones educativas y un problema: el gas

Un alumno del CPEM 13 tuvo que ser atendido en la guardia luego de una pérdida de gas en la institución. No es la primera vez que un establecimiento educativo de la ciudad tiene inconvenientes de este tipo y debe suspender las clases para resguardar la seguridad de los estudiantes. Según contaron desde la institución, varios estudiantes percibieron el olor, además de presentar dolores de cabeza, mareos y náuseas.

La institución cuenta con sistema de calderas en todas sus aulas, a excepción de una en la que cursan alumnos de tercer año, que tiene calefactores. Fue allí donde se produjo la fuga que provocó el retiro de los estudiantes el día lunes. Este martes, si bien no se fueron, tuvieron que ser trasladados a otro sector de la escuela para continuar con las clases debido a que nuevamente sintieron olor a gas.

La mamá del joven que quedó en observación se puso en contacto con RSM para brindar mayores detalles. En este sentido, indicó: “En estos últimos días lo retiré tres veces de la escuela a mi hijo por fuerte dolor de cabeza, náuseas y mareos. Hoy (martes) lo llevé a la guardia del hospital y le tuvieron que poner oxígeno y sacar sangre. El médico me dijo que tenía metano y que se debe a la inhalación de gas”. 

Asimismo, la mujer, manifestó que se acercó a la escuela y que, incluso, se comunicó con el Consejo Escolar, pero no obtuvo ningún tipo de respuesta. Preocupada por la situación, aseguró: “Hacen como si nada pasara, estamos hablando que hay una pérdida de gas en la escuela donde asisten chicos. No entiendo que están esperando ¿Qué pase lo peor y ahí todos nos lamentemos?”. 

Cabe aclarar, que desde el CPEM 13, el vicedirector del turno tarde, dialogó con este medio y aseguró: “No sé quién atendió a la mamá. Tal vez le dijeron que no estaba la directora, que efectivamente, está con licencia. Tampoco sé si pidió hablar con otra autoridad y no le dieron curso a su pedido. En lo personal no me llegó información al respecto”. 

Asimismo, el directivo, se refirió a lo ocurrido y explicó: “El día de ayer (lunes) los alumnos de tercero manifestaron que había olor a gas en el aula y una alumna se sintió mal. Lo que hizo la escuela en ese preciso momento, fue retirarlos del aula y comunicarse con Mantenimiento Escolar”. Según relató, los alumnos se retiraron a sus domicilios y luego la cuadrilla verificó que había una perdida en los calefactores. Cabe mencionar, que los artefactos son relativamente nuevos y que se instalaron hace poco.

Por otra parte, el vicedirector, contó que “Desde Mantenimiento Escolar, explicaron que estaba solucionada la pérdida y volvieron a verificar que no hubiera problemas”. En este sentido, remarcó que al día siguiente (martes) el aula estaba en condiciones para funcionar. Sin embargo, el martes tuvieron que volver a llamar a la cuadrilla, porque nuevamente sintieron olor a gas.

Al respecto, expresó: “A media mañana los chicos volvieron a manifestar que había olor a gas y de manera preventiva se los sacó del aula y se los trasladó a otro sector para que continuaran con las clases. Se volvió a llamar a Mantenimiento Escolar para verifiquen y no encontraron ninguna fuga”.  

Finalmente, el directivo, aseveró: “Tanto ayer (lunes) como hoy (martes) la verificación fue con un aparato digital”. 

En tanto, la EPET 21, también tiene problemas con el gas, pero en este caso es la ausencia del mismo el que generó los inconvenientes y desde la Dirección decidieron suspender las clases para resguardar a los alumnos y trabajadores. 

A través de un comunicado que enviaron a las familias informaron: “El día miércoles 24 de agosto se suspenden las actividades en el edificio escolar por las bajas temperaturas, ya que aún no se ha cargado el gas, por lo que no contamos con calefacción. La suspensión es para ambos turnos y hasta nuevo aviso”. 

El domingo, la institución envió una primera comunicación a los padres, explicando que todavía no habían recibido la carga de gas para el zeppelin y que en consecuencia debían suspender la colación.  Al respecto, les explicaron: “Estamos sin calefacción en la escuela. Les pedimos por favor que asistan con ropa abrigada. También informamos que se les dará solo el pan con lo que corresponda a ese día, ya que la falta de gas imposibilita la preparación de la infusión caliente del refrigerio”. 

Esta situación no es nueva para las instituciones que no están conectadas a la red de gas. En varias oportunidades diferentes escuelas expresaron que deben reiterar el pedido varias veces y que a pesar de eso muchas veces terminan suspendiendo las clases porque la carga no llega y con las bajas temperaturas no pueden dictar las clases.

Deja un comentario