El proyecto para prorrogar las asignaciones específicas a Bibliotecas Populares fue aprobado por amplia mayoría en el Senado Nacional

El Senado Nacional aprobó, con 57 votos a favor, 2 negativos y 9 abstenciones, el proyecto de ley impulsado por el diputado nacional Pablo Carro que prorroga hasta el 31 de diciembre de 2072 la asignación de fondos específicos para las industrias e instituciones culturales y el funcionamiento de las bibliotecas populares.

Esta aprobación fue posible gracias a la movilización de las trabajadoras y los trabajadores de la cultura junto a los representantes del sector, al amplio apoyo de la sociedad en su conjunto y a los diputados/as y senadores/as que votaron por la sanción de esta ley fundamental para el desarrollo de nuestra cultura nacional. De esta forma, se garantiza el financiamiento de las industrias culturales y de las bibliotecas populares en todo el país por cincuenta años más.

El ministro de Cultura, Tristán Bauer, estuvo presente durante toda la sesión del Congreso aguardando el resultado del tratamiento del proyecto y, al finalizar la votación, expresó: «Gracias a que este proyecto de ley primero fuera aprobado en Diputados y, gracias a que los senadores hoy votaron a favor, volvemos a tener este financiamiento que es fundamental para el desarrollo de actividad cultural y para el sostenimiento de nuestras bibliotecas populares. Creo que es un paso extraordinario que se ha dado hoy en el Congreso Nacional».

Luego agregó: «La cultura no prescribe nunca, la hacen y desarrollan los pueblos. Los y las artistas contribuyen de manera extraordinaria a esta construcción cultural. Yo creo que esta ley, que garantiza la financiación por cincuenta años más, se va a sancionar para siempre. Por eso es fundamental que el Estado esté presente acompañando a nuestro cine, a nuestro teatro, a toda nuestra cultura a lo largo y a lo ancho del país. Este logro se defiende con el trabajo y la militancia de todas y todos nuestros artistas, tal como hicieron, para que este proyecto hoy fuera posible».

En 2017, el gobierno del entonces presidente Mauricio Macri impulsó y consiguó la sanción de la Ley 27.432, con la que se pretendía afectar las asignaciones específicas de fondos para la cultura. Esa ley fijó diciembre de 2022 como fecha de caducidad de las asignaciones. En caso de que no se hubiera aprobado hoy en Senadores su modificación, habría dejado sin efecto la financiación del trabajo y la producción de las industrias culturales impulsadas por el INCAA, el INAMU, el INT, entre otros organismos, y el funcionamiento de las bibliotecas populares de todo el país, que reciben apoyo a través de la CONABIP.

Deja un comentario