Fueron imputados el director, el responsable de la obra y los trabajadores que estaban hacinados

Tal como lo adelantó RSM días atrás, la Justicia tomó intervención en la obra de construcción ubicada en avenida San Martín 820. Este jueves se conoció que la fiscalía imputó al responsable de la construcción y al director, como había mencionado Fernando Rubio a este medio.

El jefe de fiscales, Rubio, indicó que también se está investigando cómo hicieron los obreros para llegar desde Bariloche. Cabe recordar que la ciudad rionegrina está considerada de riesgo, por la cantidad de casos confirmados de coronavirus. Los tres autos particulares en los que llegaron los trabajadores de la construcción, debieron sortear controles entre las provincias de Río Negro y Neuquén.

Si bien los trabajadores barilochenses tenían un permiso, otorgado por la municipalidad de Bariloche, con la firma del intendente Gustavo Gennuso, en el mismo figuraba que se les otorgaba la excepción para regresar a sus domicilios, algo falso, ya que los nueve tienen domicilio en la provincia de Río Negro.

Un allegado al responsable de la obra, se comunicó con RSM, donde primeramente acusó al medio de mentir o estar mal informado respecto a la situación de los obreros dentro de la obra.

Envió los permisos y adjuntó una constancia por parte del Comité Epidemiológico del Hospital Ramón Carrillo, donde se explica que los obreros habrían cumplido el aislamiento en Bariloche, aunque no hubo confirmación de ello. Este control se hizo minutos después de realizarse la inspección por parte de la UOCRA.

En la comunicación vía WhatsApp, además adjuntó un documento de una empresa de seguridad e higiene, Servicios Externos de Ingeniería Laboral (SEIL), donde consta que se realizó una inspección, el pasado 4 de mayo, donde, entre otras cosas, hace referencia que la cantidad de personal es acorde a la obra a construir. Sin embargo, en el acta se realizan recomendaciones de permanencia en la obra, como así también del distanciamiento entre personas que debe haber, pero en ningún lado se hace referencia a la habitación donde los obreros vivían.

Pese a todo ello, este allegado explicó que «en ningún momento hubo intención de ocultar o transgredir, no me parece que la descripción de hacinamiento sea la correcta por lo descriptivo, pero entiendo que si la normativa es que no pueden vivir en la obra, que sería la única falta cometida, lo podríamos haber corregido como lo hicimos inmediatamente», haciendo referencia a que fue el responsable de la obra, quien envió a un apart hotel, propiedad de la empresa constructora, a los obreros. Desde el municipio se cuestionó, el por qué en vez de hacerlos dormir en las condiciones que lo hicieron, no se haya hospedado a los trabajadores desde un principio allí.

Aún con toda la documentación presentada y las explicaciones del caso, desde la fiscalía señalaron que se notificó al responsable de la construcción y al director de la obra por incumplir la cuarentena. Además se continúa evaluando si los imputarán por «instigar» la violación del decreto nacional, aunque se sostuvo que en principio lo harán por no acatar el aislamiento social obligatorio.

Fernando Rubio, indicó que dado el contexto de pandemia, la formulación de cargos se concretará una vez que se levante el aislamiento. Los nueve obreros que trabajan en la obra de construcción y dormían allí mismo hacinados, también fueron notificados por el mismo delito: «Todos rompieron la cuarentena».

El subsecretario de Gobierno, Saúl Castañeda, manifestó que el municipio será querellante en la causa. Además subrayó que han sido muy rigurosos con los controles en las obras, no tanto con un fin «sancionatorio» sino como una medida preventiva. Habían improvisado una habitación con camas cuchetas y una cocina, en la que convivían «hacinados». Sostuvieron que en ese contexto no se podía respetar la distancia social y clausuraron la obra porque significaba «un riesgo sanitario».

Deja un comentario